consejos para cambiar caldera

Consejos para decidir qué tipo de caldera elegir

Si está pensando en cambiar su actual caldera, lo primero que debe hacer es analizar y comparar los tipos de calderas que existen en el mercado en estos momentos, así podrá elegir la que mejor se adapta a sus necesidades.

Es normal que surjan dudas sobre qué caldera elegir, el tipo de combustible, la instalación, etc. Cuanto más informados estemos más acertada será nuestra compra y más satisfechos quedaremos.

Desde Waris Energía, en este artículo, le ayudamos a entender cómo elegir su caldera correctamente.

 

como elegir caldera

 

Cambio de caldera en una instalación antigua o comprar caldera para una nueva instalación

 Lo primero que debemos plantearnos es si se trata de una instalación nueva o si se va a montar una caldera en una instalación ya existente.

Al tratarse de instalaciones nuevas, en principio el circuito debería estar limpio y en perfectas condiciones, pero si la instalación ya existía, probablemente sea necesario realizar una limpieza del circuito.

La limpieza del circuito, así como utilizar filtros para la caldera es recomendable para evitar problemas y posibles reparaciones importantes.

Tamaño de la vivienda

Uno de los aspectos más importantes son las características propias de la vivienda. Dependiendo de si es un piso, un chalet, de su ubicación, si se encuentra en una zona fría o calurosa, del número de personas que conviven o del espacio disponible para colocar la caldera.

Por ejemplo, podemos valorar calderas de pie o murales, muy versátiles, con un diseño que se adaptan a diferentes espacios.

Prestaciones de la caldera

Otro de los temas a valorar el tipo de caldera que necesitamos es conocer qué utilización le vamos a dar. Puede ser que solo deseemos calefacción o tal vez calefacción y agua caliente.

Cuanto mayor es la potencia, la caldera ofrecerá mayor agua caliente, pudiéndola utilizar en dos estancias distintas sin los incómodos cortes o cambios de temperatura.

Para aquellas viviendas en la que conviven varias personas y que pueden necesitar utilizar a la vez dos baños o la cocina es aconsejable una caldera con acumulador integrado ya que ofrece una alta capacidad de producción de agua caliente.

El inconveniente de este tipo de calderas es el espacio que necesitan para su instalación, a diferencia de una caldera mixta instantánea como es el caso de aquellas que nos ofrecen calefacción y agua caliente.

Las calderas de condensación suponen por su tecnología más eficiencia y suponen un mayor ahorro energético, pero varía dependiendo del ratio de modulación.

Si el ratio es elevado la potencia mínima será baja, y esto significa que la caldera tendrá más facilidad de adaptarse a las necesidades reales de potencia tanto en calefacción como en agua caliente, lo que supone menos apagados y encendidos de la caldera, un uso más silencioso y un menor desgaste de componentes.

 

elegir tipo de caldera

 

Potencia de la caldera

La potencia es otro de los apartados importantes. Es diferente la potencia de calefacción que la potencia de agua caliente. Cuanto mayor es la potencia, mayor es la capacidad de calor en ambos servicios que va ligado al mayor consumo de energía.

La potencia más frecuente en las calderas de condensación domésticas es de 24kW en agua caliente, pero hay algunas que alcanzan potencias de hasta 40kW.

A la hora de seleccionar una nueva caldera, si ya contábamos con una, tenemos que valorar si nos aportaba confort tanto en agua caliente como en calefacción. En función de esto podemos necesitar o no mayor potencia.

Si nos decantamos por calderas con una potencia más alta en agua caliente durante las estaciones frías, en las que el agua entra en la red a temperaturas muy bajas conseguiremos un mayor confort, o en el caso de que varias personas necesiten ducharse a la vez.

Para la calefacción, normalmente se solicita una potencia inferior, pero si el calor no es el deseado el problema puede estar en los emisores y puede ser conveniente ampliar elementos al radiador.

¿Qué combustible utilizar?

El mercado ofrece diferentes soluciones como puede ser las calderas de gas, las calderas eléctricas, las calderas de biomasa y pellets… a la hora de elegir un tipo u otro debes tener en cuenta la posibilidad de suministro, el precio de la energía, etc.

En una casa que se encuentra a las afueras sin una red de suministro de gas natural debemos optar por soluciones tipo tanque de gasoil o propano, por ejemplo. Y en viviendas que sí cuentan con una caldera de gas lo acertado puede ser continuar con este sistema.

En caso de tener una caldera de gasoil, pero con acceso a una red de gas natural el cambio es una alternativa interesante por el ahorro económico que supone, la comodidad y el aumento de eficiencia energética que proporcionan las calderas de condensación a gas.

Lo ideal es contar con el asesoramiento de un instalador acreditado ya que podrá resolver todas las cuestiones y aportar soluciones que se adapten a las necesidades concretas. En Waris Energía, instaladores de calderas en Rivas, contamos con un equipo técnico comercial que estará encantado en atenderle para obtener el mayor confort en su casa. Solicítenos información sin compromiso.

0 Comentarios

Deja un comentario