Ventajas de la calefacción eléctrica

Hoy en día existen muchos métodos para calentar nuestro hogar, aunque no todos son iguales. Dependiendo de la ubicación y el diseño de la casa algunos sistemas pueden ser más adecuados que otros. Sin embargo, una de las ventajas de la calefacción eléctrica es que es prácticamente instalable en cualquier tipo de espacio.

Además de esto, este tipo de calefacción supone otros tipos de beneficios, entre ellos la eficiencia, la facilidad de instalación y su rentabilidad son los más notorios.

Conociendo la calefacción eléctrica

Los calentadores que funcionan con electricidad básicamente están ensamblados por una carcasa, el elemento (como se le conoce a la resistencia), un dispositivo de control (protección térmica) y los cables de las conexiones.

Algunos modelos cuentan con ventilación simple, es decir, un ventilador, que funciona para redirigir el calor producido fuera del aparato.

Su instalación es bastante sencilla y mucho menos compleja que la de otros tipos de calefacción. Por ejemplo, los sistemas que utilizan gas o petróleo como combustible necesitan además de las conexiones eléctricas, tuberías de suministro o tanque de almacenamiento.

La calefacción eléctrica es inmediata, con tan solo ajustar el termostato ya está listo para su uso. Toda la energía que utiliza este tipo de calentadores es usada al máximo y no genera ningún tipo de pérdida.

3 razones para instalar la calefacción eléctrica en tu hogar

Entre las mejores razones para realizar el cambio de tu sistema de calefacción natural por uno eléctrico, incluso si no haces una reforma integral de tu vivienda, están las siguientes:

Es segura y confiable

La calefacción eléctrica es una de las soluciones más seguras del hogar, pues no utiliza materiales combustibles, llamas y no genera humo, ni gases tóxicos.

Generalmente casi todos los modelos de calentadores eléctricos no poseen partes móviles. Lo que quiere decir, que hay menos posibilidades de que se rompa. De esta forma es un sistema de calefacción que dura mucho tiempo y hay menos riesgos de explosiones por partes sueltas.

Es asequible y eficiente

Una de las ventajas más palpables de la calefacción eléctrica es que sus costos no dependen de los cambios del precio del petróleo. La electricidad se ha mantenido de forma estable durante largo tiempo, es por eso que se ha convertido en la opción más barata para el calentamiento del hogar.

Los calentadores eléctricos pueden conectarse en varias habitaciones, lo que hace que trabajen de forma independiente. Esto a la larga nos permite ahorrar mucho, puesto que podemos apagarlo en la estancia donde no se esté usando.

Los calentadores eléctricos son muy económicos. Estos son sistemas que duran más que otros, sus costes de reparación o reemplazo son mínimos, por no decir casi nulos.

Es ecológica

Como los calentadores eléctricos no dependen de un combustible, estos no liberan dióxido de carbono, lo que ayuda a la preservación del ambiente. Y si sabemos usarlos de manera adecuada también ahorramos energía, lo que a la larga es una preservación de recursos que no afecta la naturaleza.

Tampoco existe el riesgo de fugas de gas y de otros gases tóxicos que van a parar a la atmósfera.

Puedes solicitar aquí la instalación o cambio de tu sistema de calefacción por uno que utilice electricidad. Recuerda que estas se adaptan a diferentes tipos de espacios. Te ayudamos a encontrar el mejor sistema de calefacción basada en tus necesidades.

Contáctenos para recibir la recomendación más adecuada sobre el tipo de calefacción para su vivienda.

0 Comentarios

Deja un comentario